• La tienda para una vida plena
  • Envío gratis a partir de 75 €
  • Productos únicos de más de 44 países
La tienda para una vida plena
Envío gratis a partir de 75 €
Productos únicos de más de 44 países
Cuenco de Cristal tono C (40 cm)

Cuenco de Cristal tono C (40 cm)

0 out of 5 basado en 0 valoración de clientes
Escribe un comentario

Cuenco de Cristal tono C (40 cm)

0 out of 5 basado en 0 valoración de clientes
Escribe un comentario
  • SpiruNo disponible
    • Este producto no está disponible (en este momento)

287,99 

  • ¡20.000+ clientes nos dan un 9.2!
  • Envío gratuito   a partir de 75 €
  • Hasta 30 días de derecho de devolución

Comprados juntos habitualmente

Set de Regalo Cuencos Tibetanos Deluxe
Set de Regalo Cuencos Tibetanos Deluxe 27,99 
Maletín de Transporte Ohm para Cuencos Tibetanos de Cristal y de Metal
Maletín de Transporte Ohm para Cuencos Tibetanos de Cristal y de Metal 46,99 
Baqueta de Cristal para Cuencos Tibetanos
Baqueta de Cristal para Cuencos Tibetanos 7,99 

Compra Cuenco de Cristal tono C (40 cm)

Este cuenco tibetano está afinado en Do y viene con un arco de cuero y un anillo de goma.

Se trata de cuencos tibetanos de cristal recién hechos y de la más alta calidad. Estos cuencos tibetanos están hechos de arena de cuarzo pura, que se calienta a unos 4000 grados. Debido a este intenso calentamiento, las partículas separadas de la arena de cuarzo se funden y se vierten en moldes especiales. Los cuencos resultantes se trituran con una clave específica. El tamaño de la cazoleta también determina el tono: una cazoleta pequeña de paredes finas produce un tono mucho más alto que una grande de paredes gruesas. En general, los tonos más altos tienen un efecto tonificante y limpiador, mientras que los tonos profundos son más relajantes y enraizantes. Cada persona tiene su propia reacción a los tonos, por lo que el efecto de los cuencos tibetanos puede ser muy diferente para unas personas que para otras. Te aconsejamos que lleves varios «batidores» diferentes, para descubrir cómo suena el cuenco con ellos, cubiertos de goma, cuero, fieltro, lana… (Ten en cuenta: ¡NO utilices nunca batidores de madera desnudos con estos frágiles cuencos!) Cada batidor tiene un sonido diferente y específico, así que probarlo tú mismo dice más que nuestros consejos. Después, sabrás exactamente qué batidor necesitas para el efecto concreto que quieres. Sea cual sea el tono del cuenco tibetano que pidas, siempre puede desviarse ligeramente del tono exacto. Es muy raro que el tono sea absolutamente preciso. Un determinado tamaño de cuenco de canto puede estar disponible en más de un tono. Esto depende del peso, la altura del borde y el grosor del cuenco. Los tonos de las cazoletas de un determinado tamaño también dependen del proceso de fabricación, la disponibilidad y la precisión de la afinación. Cada conjunto de 7 escalas contiene los tonos C, D, E, F, G A y B (correspondientes a los chakras 1 a 7 del cuerpo humano). El tamaño de la báscula lo elige el fabricante. Por tanto, el tamaño de un cuenco de canto no es siempre el mismo que el de la escala, sino que puede variar con el mejor tamaño para representar un determinado tono. Cuando se tocan o acarician simultáneamente dos o más cuencos tibetanos de cristal, se pueden producir bellos sonidos armoniosos, siempre que estén puramente afinados entre sí. Parece como si estos sonidos nos rodearan, y de hecho hacen que todo nuestro cuerpo entre en una vibración armoniosa, que puede tener un efecto ordenador y sanador. Así, los tonos de los cuencos cantores de cristal pueden utilizarse en un entorno terapéutico para crear más equilibrio y armonía, tanto física como mentalmente. Es mejor no estar cerca de un cuenco tibetano de cristal durante más de 15 o 20 minutos seguidos cuando se está tocando. A continuación, se recomienda hacer una pausa de 15 minutos para que el sistema energético no se sobrecargue y todos tengan la oportunidad de procesar los cambios. Los que tocan el cuenco tibetano a menudo olvidan que también se someten a un tratamiento energético Establece siempre la intención correcta cuando utilices los cuencos tibetanos, para que el cuenco se convierta en una extensión de ti y de esa intención.

Puede ser que quieras un cuenco tibetano afinado en el tono de un centro energético concreto. Ten en cuenta que los cuencos tibetanos más pequeños tienen un tono más alto y, por tanto, pertenecen a un chakra superior, y los más grandes, con un tono más profundo, pertenecen a los chakras inferiores. Hay varios sistemas que no coinciden del todo, pero los pasos anteriores son los más utilizados. En resumen, las cualidades asociadas a los chakras son las siguientes Uno – enraizamiento, establecerte firmemente; Dos – creación y sexualidad; Tres – autoestima y prosperidad; Cuatro – amor y salud general; Cinco – comunicación y creatividad; Seis – intuición y procesos mentales; Siete – conexión con el yo superior y espiritualidad. Los sonidos de los cuencos, por sí solos, tienen efectos relajantes y curativos; éstos pueden potenciarse cantando junto con los sonidos, y/o visualizando los resultados deseados durante el proceso. Los pensamientos son una forma de energía y atraen energía similar. Me he dado cuenta de que si empiezo el día con un estado de ánimo feliz y positivo, las cosas suceden con mucha más facilidad y naturalidad en ese ambiente. Lo contrario también es cierto. Una de las cosas que queremos conseguir con cualquier forma de curación con vibraciones es cambiar conscientemente el «estado de ánimo» de negativo a positivo. La interacción entre la fuerza del pensamiento y el cristal puede aparentemente hacer que nuestros pensamientos sean más armoniosos. Esto, a su vez, puede hacer que nuestras ondas cerebrales y el correspondiente estado de conciencia sean más armoniosos. Esto, a su vez, crea una cooperación armoniosa general entre el cuerpo y la mente. Así, la fuerza dirigida de la intención positiva o la (auto)afirmación, junto con el sonido de los cuencos de cristal, puede provocar formas notables de curación a todos los niveles.

Probablemente conseguirás los mejores resultados si primero te tomas un tiempo para prepararte y tranquilizarte antes de jugar al cuenco de cristal. Un simple ejercicio de respiración puede ayudar. Inspira y cuenta hasta 4, mantén la respiración (sin forzarla) y espira en 8 cuentas. Hazlo durante unos minutos para despejar tu mente y tu ser, sin ninguna negatividad. Luego imagina que tú y el cuenco tibetano estáis rodeados por una luz blanca y brillante, que también fluye hacia el interior. Puedes sugerir un color que se corresponda con el tono del cuenco tibetano, pero la luz blanca también está bien. También puede ser útil hacer una afirmación que puedas decir en voz baja para ti o en voz alta. Esto te ayudará a centrar tus pensamientos en tu objetivo. Escribe siempre tus afirmaciones en tiempo presente y no utilices los negativos como «no» o «ninguno». Así que, en lugar de decir «Ahora no quiero tener dolor de cabeza», di «Ahora tengo la cabeza despejada y tranquila» (o lo que sea apropiado para ti). Cuando te relajes más y sientas que la luz entra, golpea suavemente el cuenco, contra el exterior, cerca del borde superior. Acaricia, por ejemplo, con el batidor cubierto de cuero, a lo largo del borde superior, de la misma manera que haces cantar a un vaso de cristal. Esto mantiene el tono mucho más largo y fuerte. Algunos lo hacen sólo en el sentido de las agujas del reloj; otros dicen que no hay diferencia y giran en ambos sentidos. Utiliza tu propia intuición para determinar lo que te parece correcto. No permitas que nadie introduzca la cabeza en un cuenco tibetano mientras se esté golpeando. Además, nunca toques un cuenco tibetano de cristal demasiado fuerte, especialmente cerca de la cabeza de una persona. Si tienes más de un cuenco tibetano, colócalos al menos a 30 cm de distancia, ya que de lo contrario la interacción de las vibraciones puede hacer que uno de los cuencos estalle. Cuando trabajes con personas, pregúntales siempre si tienen clavos metálicos o articulaciones de acero inoxidable en su cuerpo, ya que tocar los cuencos tibetanos puede causarles molestias o dolor.

Extra información

Artikelnr.
C1704 
Afmetingen

40 cm

Material

Más información  
Menos información  

Más ahorro

Cuenco de Cristal tono C (40 cm)
Cuenco de Cristal tono C (40 cm)
3x
Ahorras 2%
Cuenco de Cristal tono C (40 cm)
Cuenco de Cristal tono C (40 cm)
5x
Ahorras 3%
Cuenco de Cristal tono C (40 cm)
Cuenco de Cristal tono C (40 cm)
10x
Ahorras 5%
Spiru Customer Service

¿Por qué comprar en Spiru?

Envío gratuito   a partir de 75 €
Paga de forma segura después

Otros también han visto

Comparte tu experiencia con una foto y ten la oportunidad de ganar un vale de 50 euros
Spiru

Reseñas

Todavía no hay ninguna reseña.

Escribe un comentario para Cuenco de Cristal tono C (40 cm)

Usar uno de los tipos de archivo permitidos: jpg,jpeg,png.

    • Hasta 30 días de derecho de devolución
    • ¡20.000+ clientes nos dan un 9.2!
    • ¿Prefieres pagar más adelante? ¡No hay problema!
    173806

    ¿Ya recibes nuestro boletín?

    Suscríbete y ten la oportunidad de ganar un vale por valor de 50€

    173807
    Close
    Close